lunes, 20 de marzo de 2017

Drip Cake de chocolate y golosinas (desafío en la cocina)




Este mes nuestro desafío en la cocina es muy pero que muy dulce. Qué no se nos ocurra comenzar la operación bikini hasta no haber terminado esta tarta. Rica está un rato, y calorías tiene las suyas. Menos mal que mis compañeros de trabajo nos han ayudado a comerla.

La propuesta para este desafío fue de las hermanas del blog "La cocina de Camilni"y tengo que decirles que si no hubiera sido por ellas creo que no habría hecho esta tarta. 
Estoy deseando ver la gran variedad de drip cakes de mis compañer@s. Picad aquí.

Un drip cake es una tarta que está cubierta por una ganache chorreando o goteando y se decora con lo qué más nos guste, o con lo que tengamos a mano, galletas, chocolatinas, golosinas, frutas....

Yo la he decorado con golosinas por petición de mi hija, que así me lo pidió. Y no iba a decirle que no jeje. Y ya veis como ha quedado, "muy cuqui"como diría ella.

El bizcocho que he hecho para esta tarta ha sido todo un descubrimiento, es ESPECTACULAR!!!

Os aconsejo hacer la tarta en dos días, así nos organizaremos mejor. Hacemos los bizcochos y al día siguiente las cremas y el montaje.

Vamos con la receta:



Ingredientes:


Para el bizcocho: Para tres moldes de 15 cm. de diámetro 


80 ml. de aceite de oliva suave
250 gr. de azúcar
150 gr. de harina
50 gr.de cacao en polvo Valor
2 cucharadas de levadura
2 huevos talla M
150 ml. de leche
1 cucharada de extracto de vainilla
150 ml. de agua hirviendo

Para el relleno: Crema de queso


125 gr. de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
300 gr. de azúcar glas
125 gr. de queso cremoso tipo Philadelphia
3 cucharadas de leche (opcional)

Para la cobertura: Crema de mantequilla


300 gr. de azúcar glas
300 de mantequilla a temperatura ambiente
colorante rosa

Para la ganache:


50 gr. de chocolate negro para postres Nestlé
30 gr. de nata

Para decorar:


golosinas al gusto




Elaboración:


Precalentamos el horno a 180º y engrasamos los moldes.
Si solo tenemos un molde dividimos la masa en tres partes y lo horneamos de tres veces.
Lo moldes de layer cake desmontables de 3,5 cm. de altura nos permiten hornear las diferentes capas del bizcocho por separado, reduciendo el tiempo y mejorando la jugosidad del bizcocho.

En un bol tamizamos la harina, el cacao  y la levadura. Reservamos.

Batimos el aceite, azúcar y los huevos hasta que estén bien integrados. Incorporamos la harina, el cacao, y la levadura. 

Cuando la mezcla sea homogénea, añadiremos la leche y la vainilla. Añadimos el agua hirviendo y batimos de nuevo. La masa queda muy líquida, pero tranquilos que no pasa nada.

Repartimos la masa en los moldes y horneamos 25-30 minutos o hasta que los bordes del bizcocho se separen del molde.

Esperamos a que se enfríen antes de desmoldar sobre una rejilla, ya que cuando están calientes son muy frágiles.

Para  la crema de queso: 

Tamizamos el azúcar y lo batimos con la mantequilla a velocidad máxima hasta que se integre. Si vemos que le cuesta incorporamos la leche. 

Cuando la mezcla esté blanca y esponjosa, añadimos el queso crema, que ha de estar frío, y batimos, primero a velocidad baja y luego aumentándola hasta que la mezcla sea homogénea y cremosa. 
Cuanto más batamos, más consistencia tendrá la crema. La reservamos en la nevera.

Para la cobertura:

Tamizamos el azúcar y  lo ponemos en el bol de la batidora junto con la mantequilla. Batimos a velocidad máxima durante 5 minutos o hasta que la mezcla aumente de volumen, se aclare y tenga una textura que recuerde a un helado. Incorporamos poco a poco el colorante hasta darle el color deseado, y batimos un minuto más. Reservamos



 Montamos la tarta:


Igualamos los tres bizcochos a la misma altura con la ayuda de una lira.
Colocamos nuestro primer bizcocho sobre un cartón para tartas de su mismo diámetro, pegándolo al mismo con un poquito de crema de queso. A continuación aplicamos sobre el bizcocho una capa de crema de aproximadamente medio centímetro de grosor. Encima colocamos el siguiente bizcocho, y una nueva capa de crema y por último colocamos el tercer bizcocho.

Ahora aplicamos una fina capa de crema de mantequilla por los laterales y por la parte superior de la tarta. La metemos en la nevera durante unos 30 minutos.
Este paso es fundamental para conseguir un buen acabado.

La sacamos de la nevera y procedemos a cubrirla con otra capa de crema, esta vez más gruesa. 
Una vez conseguida una capa homogénea por toda la tarta la alisamos bien con una espátula, y volvemos a meterla en la nevera otros 30 minutos.

Hacemos la ganache: 

Calentamos la nata y cuando rompa a hervir la retiramos del fuego y echamos el chocolate troceado. Removemos con unas varillas hasta quede disuelto. Y dejamos reposar unos 10 minutos, se debe templar antes de ponerla en la tarta.

Ahora sacamos la tarta de la nevera y con una cuchara vamos echando con cuidado la ganache por el borde para que vaya chorreando el chocolate. Cubrimos también la parte superior de la tarta.



Decoramos la tarta con las golosinas y....a disfrutar!!!!





El próximo desafío será salado y lo propone Rocío. Con qué nos sorprenderá?




DESAFÍO EN LA COCINA

Fuente del bizcocho y las cremas:"Objetivo Tarta perfecta" de Alma Obregón




lunes, 6 de marzo de 2017

Farfalle primavera



Esta pasta me encanta. Es uno de mis platos favoritos y siempre lo pido cuando comemos en un restaurante italiano donde vamos de vez en cuando.

En casa lo hacía con otra pasta, pero hace poco la encontré en el super, y desde luego ya no nos gusta de otra manera. Está para chuparse los dedos. Y si no,  que se lo pregunten a mi hijo, que ¡¡madre mía qué plato se come!! jeje.

Vamos con la receta, ya veréis qué fácil es.


Ingredientes:


Para cuatro personas:


400 gr. de pasta farfalle
2 dientes de ajo
1 calabacín mediano
1/2 pimiento verde
1/2 pimiento rojo
1 zanahoria grande
350 gr. de espinacas
100 gr. de queso feta
aceite de oliva virgen
sal
pimienta negra 
agua


Elaboración:


Cocemos la pasta como nos indique el fabricante. Escurrimos y reservamos

Lavamos las espinacas y las ponemos en una cazuela con agua y sal. Hervimos a fuego alto unos 5 minutos. Las escurrimos y las ponemos en agua fría durante un minuto aproximadamente para que no pierdan su color verde. Reservamos.

En una sartén grande echamos un chorro de aceite y cuando esté caliente incorporamos el ajo picado. Cuando comience a dorarse, incorporamos el pimiento rojo, el pimiento verde, la zanahoria y el calabacín troceados, y salpimentamos. Dejamos a fuego medio que se sofrían, dejándolas al dente.

Cuando ya estén añadimos las espinacas.
Incorporamos la pasta, la salteamos con las verduras, luego ponemos el queso y servimos.



Una rica pasta con verduras que no debéis dejar de probar.






lunes, 20 de febrero de 2017

Vino de nueces (50º desafío en la cocina)



Este desafío es especial, es el 50 Desafío en la Cocina y tenemos que celebrarlo como se merece!!

Para ello las boss nos han propuesto un buen brindis y nada mejor que hacerlo con la bebida qué más nos gustara.

Podíamos hacerla con o sin alcohol, pero como requisito una de las fotos tenía que ser brindando.

En cuanto leí el correo supe cual iba a ser mi desafío.

Hace tiempo que mi amiga Mari Angeles  nos regaló una botella de este vino casero. A mí cuñada Rocío y a mi hermano, que lo probaron un día que vinieron a casa, les  gustó tanto que indagaron a ver como se hacía.

Nos propusimos un reto: Ver a quien le quedaba más rico el vino de nueces. Y  allí estábamos todos en la huerta de mi padre, el día 24 de junio, recogiendo nueces del nogal para elaborar nuestro vino de nueces.

Qué tarde más divertida pasamos. Ya estoy deseando volver a repetir este año.



Este vino se elabora el 24 de junio y se deja macerar seis meses. Hasta el 24 de diciembre.

El día 24 de diciembre después de cenar hicimos  la cata del vino, con jurado y todo. Tengo que decir que los dos vinos estaban estupendos.

Es un vino dulce ideal para tomarlo en los postres.


Ingredientes:


4 litros de vino tinto (utilizé vino de Toro)
2 kilos de azúcar
13 nueces verdes
2 palitos de canela en rama (opcional)
Una garrafa de cristal (como mínimo de cinco litros)



Elaboración:


Cogemos las nueces verdes del nogal el día 24 de junio. 

Las vamos machando en el mortero poco a poco con cuidado, y para ello nos pondremos unos guantes de latex, pues sin ellos será difícil quitarnos las manchas de nogalina de las manos.

En la garrafa de cristal ponemos el vino, y vamos incorporando el azúcar, las nueces machadas y la canela en rama.

Lo movemos muy bien para que se integren todos los ingredientes. Lo tapamos y dejamos macerar seis meses. Hasta el 24 de diciembre.

El día de nochebuena es el momento de ver como nos ha quedado nuestro vino de nueces.

Abrimos la garrafa y pasamos el vino por un colador de tela. Lo envasamos en botellas de cristal y ya tenemos un delicioso vino de nueces.

Es un vino estupendo para degustarlo después de una buena comida en los postres.

A mí me encanta tomarlo con hielo y unas obleas.



Brindamos por el 50 desafío!!! y espero que sean muchos más!!!



Vamos a ver los brindis de mis compañer@s de desafío. Aquí

DESAFÍO EN LA COCINA


Y... no os perdáis el próximo desafío. 






viernes, 10 de febrero de 2017

Magdalenas con pepitas de chocolate





Hace tiempo que no hacía magdalenas, y están tan ricas las caseras que merece la pena dedicar un poquito de  nuestro tiempo a ello.

Me regaló mi hermana Sara la revista " Lecturas de postres", y cada vez que la veo se me hace la boca agua...qué cosas más ricas!!!

Esta es la primera receta que hago de la revista, pero no será la última. Ya os iré enseñando más cositas.


Ingredientes:


3 huevos 
150 gr. de azúcar
200 ml. de aceite de girasol
350 gr. de harina de repostería
1 pizca de sal
16 gr. de levadura en polvo
200 ml. de leche
La ralladura de 1 naranja
100 gr. de pepitas de chocolate




Elaboración:


Batimos los huevos  y el azúcar en un bol, con las varillas eléctricas hasta que doblen su volumen.

Añadimos el aceite y seguimos batiendo hasta que esté bien integrado.
Incorporamos la leche y la ralladura de naranja y volvemos a batir.

Tamizamos la harina con la levadura y la sal, y vamos incorporándola poco a poco con una espatula a la mezcla anterior.

La dejamos reposar en la nevera 30 minutos.

Rellenamos las cápsulas para magdalenas un tercio de su capacidad.

Enharinamos ligeramente las pepitas de chocolate y añadimos unas cuantas.

Cubrir con otro poquito de masa y agregar las demás pepitas por encima.

Cocer 15 minutos en el horno precalentado a 200º



Sacar y dejar enfriar sobre una rejilla.

Qué ricas estaban!!! y qué poco duraron


lunes, 30 de enero de 2017

Peladuras de patatas con pisto y alioli


Hace tiempo que quería publicar esta receta. La vi en  una de las revistas que tengo de cocina.

Son tantas las cosas que quiero hacer y el poco tiempo que tengo, que un día por otro aquí la tenía.

Es una combinación de sabores estupenda, y si la presentamos en vasitos pequeños como un entrante, os aseguro que triunfamos seguro.

Ya varéis lo sencilla que es.



Ingredientes:
2 patatas grandes
aceite de oliva para freír 

Para el pisto:
1 calabacín grande
2 tomates grandes maduros
1/2 cebolla
1/2 pimiento verde
2 dientes de ajo
sal
una cucharadita de azúcar
aceite de oliva

Para el alioli:
1 huevo
1 diente de ajo
un poquito de miga de pan
1 o 2 cucharadas de zumo de limón
150-200 ml. de aceite de oliva
sal



Elaboración:
Comenzamos haciendo el pisto. Picad Aquí


Hacemos el alioli poniendo en el vaso de la batidora el huevo, el diente de ajo, el zumo de limón, la miga de pan y un poquito de sal. Batimos y vamos echando el aceite al hilo hasta que espese. Rectificamos de sal y zumo si fuese necesario.

Ahora lavamos bien las patatas con agua, las secamos y las pelamos con un cuchillo, llevándonos más carne de lo habitual, ya que deben freírse con la piel. Cortándolas en tiras finas , más o menos de un dedo de grosor.

Calentamos abundante aceite en una sartén y echamos las peladuras de patatas justo cuando el aceite esté bien caliente. Las freímos a fuego medio durante unos 8 minutos, y al final subimos el fuego para que las patatas queden doradas y crujientes. Las retiramos, depositándolas en un plato sobre papel absorbente, para quitar el exceso de aceite y poner sal al gusto.

Servimos en vasitos pequeños poniendo en el fondo un poco de pisto, una cucharada de alioli y una o dos peladuras de patatas. 



Así de sencillo tenemos  un buen entrante.

Fuente: revista thermomix

viernes, 20 de enero de 2017

Mejillones en escabeche (desafío en la cocina)






Aquí estoy después de un pequeño descanso. Bueno por decir descanso, porque las navidades es puro ajetreo. Ya pasaron y todos volvemos a la rutina.

Como todos los días 20 de cada mes hoy toca desafío en la cocina, y esta vez la desafiadora es Carolina del blog "Tomillo laurel y otras  cosas de comer" que nos propuso hacer escabeche con el ingrediente qué más nos gustara. Ese era el único requisito.

Me puse a mirar uno de los libros que tengo de cocina, y vi estos mejillones en escabeche. Me pareció una receta rica y además muy sencilla de elaborar. Y no me equivoqué, están estupendos.

Vamos con la receta



Ingredientes:


2 kg. de mejillones
20 cdas de vino blanco
2 cebolletas grandes en tiras
8 dientes de ajo enteros
1 hoja de laurel
10 cdas de aceite de oliva
Unos granos de pimienta negra


5 cdas de vino blanco
1 cda de pimentón dulce de la Vera
media cda de pimentón picante de la Vera
1/4 litro de aceite de oliva virgen
1/4 litro de vinagre de sidra
sal




Elaboración:


Metemos los mejillones bajo el chorro de agua fría y los limpiamos bien.
Ponemos una cazuela amplia al fuego con 10 cucharadas de aceite de oliva y añadimos las cebolletas, el laurel, los granos de pimienta, un poquito de sal y los ajos. Cocinamos a fuego suave unos 10 minutos.

En otra cazuela ponemos los mejillones y 20 cucharadas de vino blanco. Los dejamos a fuego medio alto hasta que se abran. Los sacamos y dejamos que se templen.

Añadimos un poco del caldo de los mejillones a la cazuela de las cebolletas y dejamos reducir un poco. Incorporamos los pimentones, damos unas vueltas y agregamos el aceite, el vinagre de sidra y el vino blanco. Al primer hervor esperamos unos 8 minutos para que  el vinagre pierda su fuerza, y dejamos entibiar el escabeche, apagando el fuego.

Retiramos las conchas y ponemos los mejillones en la cazuela con cuidado que no se nos sequen con exceso de calor. 

Dejamos reposar unas 12 horas a temperatura ambiente para que los mejillones se empapen bien del escabeche, y con una buena rebanada de pan ya podemos darnos un gran festín.



Y si os apetece sobre una patata frita están divinos!!



DESAFÍO EN LA COCINA

Fuente: Libro de Martín Berasategui

Y.... el próximo desafío es dulce. No os lo perdáis!




martes, 20 de diciembre de 2016

Makowiec (bizcocho polaco relleno de semillas de amapola) 48 desafío en la cocina





Despedimos el año con un nuevo desafío en la cocina, y esta vez nos los propuso nuestra boss M. Luz del blog "Trasteando en mi cocina".

Como en otros muchos desafíos, yo no conocía este bizcocho enrollado relleno de semillas de amapola. Un dulce típicamente navideño de la cocina polaca.

Me ha sorprendido su sabor, un poco peculiar por el contraste de las semillas de amapola. Os diré que al día siguiente está más rico.



Ingredientes:

400 gr. de harina
15 gr. de levadura fresca
90 gr. de mantequilla
100 ml. de leche
1 cucharadita de extracto de vainilla
2 yemas de huevo
125 gr. de azúcar
1 pizca de sal

Para el relleno:

200 gr. de semillas de amapola
150 gr. de azúcar
30 gr. de miel
70 gr. de mantequilla
25 gr. de nueces picadas
25 gr. de almendras tostadas sin sal picadas
60 gr. de naranja confitada picada
2 claras de huevo

Para el glaseado:

1/2 taza de azúcar glas 
2 cucharadas de agua caliente
unas gotas de zumo de limón




Elaboración:


Comenzamos haciendo la masa y para ello disolvemos la levadura en la leche templada.

Ahora en el robot ponemos la pala amasadora. Incorporamos todos los ingredientes hasta formar una masa lisa, suave y que no se nos pegue a las manos.

La tapamos con film y la dejamos reposar unas dos horas aproximadamente hasta que doble su volumen.

Mientras tanto preparamos el relleno, pero si queréis lo podéis preparar el día anterior y reservarlo en la nevera.

Cocemos las semillas de amapola en abundante agua durante unos 30 minutos a fuego medio. Escurrimos el agua y las trituramos bien.

En una cazuela ponemos a calentar la mantequilla con el azúcar hasta que se funda la mantequilla. 

Añadimos el resto de ingredientes, menos las claras y cocemos unos 5 minutos. Retiramos del fuego y dejemos enfriar.

Cuando esté bien frío le añadimos las claras montadas a punto de nieve y mezclamos todo bien.

Ahora estiramos la masa dándole forma rectangular, unos 5 mm. de grosor,  la cubrimos con el relleno y enrollamos.

Metemos los extremos por debajo del bizcocho para que al cocer no se abra. 

Envolvemos el bizcocho en papel de hornear, dejando unos 2 cm. entre el papel y el bizcocho, ya que lo tenemos que dejar levar así otras 2 horas, hasta que haya aumentado su volumen.

Horneamos a 180º durante unos 30 minutos. Hasta que veamos que está dorado.

Lo sacamos del horno y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Hacemos la glasa mezclando el azúcar con el agua y el zumo de limón. Si el glaseado es un poco espeso, añadimos un poquito más de agua.

Lo vertemos sobre el bizcocho y adornamos con semillas de amapola y trocitos de naranja confitada.



Vamos a ver los desafíos de mis compañe@s. Aquí



El próximo desafío viene de la mano de Carolina y será salado.

Os deseo una Feliz Navidad!!





Fuente: Dulce y Salado